Cuando la radio y la pasión se convierten en servicio

Cuando en el año 2015 vio la luz el primer programa de Buenas Ideas, llegábamos a la radio con una mochila cargada de ideas, proyectos, deseos, pasión y muchos interrogantes. La hazaña de poner en el aire un “Magazine Solidario”, hecho a pulmón, casi sin dinero y comenzando a tender redes con las entidades solidarias de la ciudad, parecía, para muchos, una utopía.

Aunque personalmente venía haciendo radio desde mis años de la secundaria, éste proyecto, al que se sumaron dos noveles compañeros como Yanet Di Paolo y Miguel Flores, buscaba crear algo distinto (por lo menos para esos años): un espacio en donde tuvieran “voz” quienes no la tenían, un puente para dar a conocer el trabajo muchas veces silencioso de ONGs que luchaban por estar cerca de los que menos tenían.

La primera sorpresa fue la grata aceptación y acompañamiento de las distintas fundaciones y asociaciones que íbamos convocando; ellos también pedían a gritos un espacio para darse a conocer y contar lo que hacían y lo que necesitaban para seguir caminando. Los programas se sucedían semana tras semana, en ediciones de dos horas de duración los sábados por la tarde en AM 1090 Libertad. Luego vendría nuestro paso por FM Latina, FM Wox (en una tira diaria de lunes a viernes), para terminar esta cuarta temporada en FM 94,1 Milenium Rosario, los lunes, miércoles y viernes de 20 a 22hs.

Con el correr de los años, el grupo de trabajo fue mutando con entradas de unos y salidas de otros, estando hoy acompañado por Yanet Di Paolo, Julieta Cuevas, Matías D’stefano y Natalia Pereyra.

¿En algún momento soñamos con un premio? Y sí. Seríamos hipócritas negarnos a ese sentimiento. Pero en realidad lo que buscábamos era ser conocidos, que se supiera que ahí estábamos nosotros, con pocos recursos económicos, con mucho para seguir aprendiendo, pero con la pasión intacta de hacer radio, con un producto que sirva al bien común.

Pero como dicen, todo llega. Y cuando menos se lo espera.

La comunicación de Maximiliano Carbone, asesor del diputado Ariel Bermúdez, en la que daba cuenta de que se habían detenido a considerarnos como programa, nos alegro muchísimo. Nos pareció entrever el comienzo de la cosecha después de casi cuatro años de trabajo ininterrumpido. Por fin las “Buenas Ideas” comenzaban a ser más que nuestro proyecto y, quizás, empezaba a despegarse para convertirse en un medio reconocido por el valor social que representa.

Sin duda, en todo este camino, debemos agradecer el acompañamiento de verdaderos amigos del programa, a quienes conocimos cuando los invitamos a participar en entrevistas o mesas redondas, o simplemente en una pequeña nota telefónica. Me gustaría nombrarlos a todos, pero temo olvidarme de algunos. Y como dice una canción del español Marcos Vidal: “Son amigos, no hace falta dar sus nombres ni apellidos, porque de sobra ellos se saben aludidos”.

El diploma que declara al programa “Buenas Ideas” de Interés provincial, otorgado por la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, es un mimo al alma. Y un empuje más para seguir contando lo que sucede en nuestra ciudad y región, detrás de cada ONG que con mucho esfuerzo y amor se pone en la brecha, de la desesperación y la profunda necesidad, dejando a un lado cualquier grieta en favor de los que menos tienen.

Otra agenda es posible, y desde nuestra trinchera radial la seguiremos poniendo sobre la mesa.

Fotografías: Verónica Arazans y Griselda Saavedra de FotoPositiva

Alejandro Vena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *