Ante todo, personas

A lo largo de los casi dos años de Buenas Ideas desfilaron por estos micrófonos muchas ONG’s para contarnos sobre sus trabajos, sus proyectos, sus luchas y sus necesidades. De cada una de ellas aprendimos el valor de la solidaridad, del trabajo en equipo, de la búsqueda del bienestar de los demás a pesar de las incomodidades personales.
Detrás de cada Asociación hay muchas historias de hombres y mujeres que en algún momento decidieron mirar al otro, a su necesidad, y que pusieron manos a las obras para hacer realidad sus sueños.
Cada uno de esos proyectos, en definitiva, tenían un destinatario, alguién que estaba a la espera de una ayuda, un niño, un joven o un adulto que, sin saberlo, era el motivo por el cual tantas personas se ponían de acuerdo para ayudar. Porque todos los caminos, en esto de la solidaridad, conducen a esa persona, primero desconocida, pero que es el motor para tanto esfuerzo.
Nada vale si las intenciones pasan por la notoriedad o por sentirse uno bien. Todo tiene sentido por y para el otro, ese que está pasando por una situación difícil, que no tiene un techo sobre su cabeza o que está en una cama de hospital. El destinatario tiene un nombre y un apellido que, aunque no lo conozcamos de antemano, es lo más importante para comenzar la labor. Su identidad, quién es, qué desea, qué necesidades tiene y que sueños guarda en su corazón.
Germán, Juan, Florencia, Yasmín, personas con identidad propia, con historias que los marcaron y que, en muchos casos, los voluntarios solidarios ayudarán a transformar, a mejorar, a potenciar.
Hoy queremos comenzar a mirar un poco para ese lado. Seguir difundiendo y conociendo las Asociaciones, pero también detenernos en las personas, en aquellos que son el motivo para que una ONG exista. Saber cómo piensan, cómo fueron transformados por la acción voluntaria y cómo pìensan seguir transitando la vida de aquí en más.Porque antes que cualquier institución están la personas, las verdaderas beneficiarias de toda acción y de toda política. Lástima que muchas veces, aún desde las más altas esferas de gobierno, los responsables se olvidan de esta premisa fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *